Archivo de la categoría: Cronista Ascensión Chihuahua

LA PUERTA, EL NUEVO PALOMAS,

HOY PALOMAS DE FRANCISCO VILLA

Por: Ramón Ramírez Tafoya

Colaborador/Cronista de Ascensión

A mediados de 1919, ya está establecida la Sección Aduanera en “La Puerta”, los primeros en construir sus casas serian los empleados de la Sección. Con el establecimiento de la Sección se evitaba el ir diario a abrir la puerta que daba acceso a los Estados Unidos y que era cerrada a las nueve de la noche y abierta a las siete dela mañana. Esta práctica duraría hasta mediados de los setentas.

Cuatro fueron los primeros vecinos de “La Puerta”, independientemente de los empleados de la Sección Aduanera. Don Cosme Maese, Epitacio Armendáriz, Pedro Sáenz Estrada y Félix Maynes, aunque éste último, “por error” fija su residencia unos metros dentro del territorio americano, obligado a residir en “La Puerta” cuando ocupó el puesto de Colector, aunque otras veces había usado para su provecho su situación residencial facilitando a sus vecinos y amigos la introducción de licor de contrabando y alguna vez para no comparecer a una diligencia en su contra, argumentando que vivía en el extranjero.

A éstos le seguirían Don Refugio Armendáriz, Rafael Orozco, Jesús Maynes, David Borunda, Francisco Orozco, Maximino y José María Flores por mencionar a algunos de los setenta y cinco jefes de familia que vivían en Palomas. Aunque son muchos, afortunadamente tenemos sus nombres, por ahora nos falta espacio y no queremos omitir a ninguno de los que dieron origen al nuevo poblado de La Puerta.

Muy pronto la magnífica construcción que con vista hacia el norte se levantó, dominaba la bastedad de las ciénegas que la circundaban, dando majestuosidad a la obra, qué con el tiempo llegara a ser el atractivo principal de la región y por más de una década ocuparía un espacio importante para el desarrollo del poblado. Era el gran casino y salón de baile de los hermanos Munguía que durante la ley seca fue importante imán para turistas que atraídos por el licor, visitaban la naciente frontera. El edificio años después ocuparía la oficina de la Aduana.

Al pasar los años tendremos que reconocer que los Hermanos Munguía tuvieron una amplia visión para hacer de Palomas un emporio turístico. Organizaban corridas de toros, había un proyecto de Hipódromo y establecieron baños públicos en las aguas termales de un hermoso manantial que se encontraba muy cerca del poblado.

La bulliciosa manifestación de euforia y auge que traía consigo la imperante Ley Seca en los Estados Unidos de Norte América, fue el atractivo principal por mucho tiempo y motivó el crecimiento rápido del pueblo. Don Pablo Parra Loya, el cantinero que por muchos años atendiera los bares del salón nos contó de múltiples personajes importantes de Estados Unidos que visitaron ese salón.

Las autoridades que desde mediados del año se habían cambiado del Viejo Palomas a “La Puerta”, fueron testigos y vieron el rápido cambio que se observaba. El 18 de julio de 1922 Benigno Ramírez Lucero, que había sido Presidente Municipal en Ascensión en el año de 1920, traslada los poderes a “La Puerta” y sigue desempeñando el puesto de Comisario que había asumido con fecha 3 del citado mes, mientras en el Palomas Viejo donde solo quedaban seis familias, Don Leoncio Armendáriz se hacía cargo de aquella comisaría.

El 15 de enero de 1925, Palomas es degradada provisionalmente a Comisaría, cuyo nombramiento recae en el Señor Mireles, quien asume la Presidencia Seccional el 23 del mismo mes cuando se soluciona el problema, llevando como suplente al señor don Leoncio Armendáriz.

El 24 de junio de 1925, los habitantes del nuevo poblado de La Puerta reclaman su nuevo territorio y exigen se respeten sus límites que fueron fijados tomando en consideración los tres asentamientos que eran La Puerta, Fusiles y Palomas Viejo.

Por el poniente reclamaban hasta los límites de la Hacienda de Boca Grande; por el sur hasta el potrero de Guzmán y por el oriente colindarían con los terrenos de la Compañía ganadera en el actual ejido Nuevo Horizonte.

Cruz Terrazas, Valerio García, Rafael Gutiérrez, vivieron invariablemente en Las Víboras y San Carlos sin encontrar acomodo definitivo para la crianza de su ganado. Fusiles que en cierta temporada fue refugio de algunas familias y donde inclusive se abrió una escuela y se instaló comisaría, también fue abandonada, pues las compañías ganaderas habían puesto un límite de cabezas de ganado que podían tener y ellos mismos se encargaban de solicitar un ejido para concentrarlos.

La familia Acuña, entre los que se encontraban Don Juan, Don Faustino y Don José, fueron los últimos en vivir en Palomas Viejo. Delfino Morales, Antonio Polanco, y los hermanos Rafael y Francisco Orozco; Nicolás Rodríguez, que quizá sería el último quizá en vivir en ese lugar. Don Teófilo Marín viviría por mucho tiempo en Tres Ojos. Todavía en los años setentas algunos se encontraban viviendo en el sitio donde estuvo el viejo Palomas, aunque habían construido nuevas casas.

La Sub. Recaudación de Rentas, el Juez de Paz y la Agencia de Correos ya se habían instalado en la floreciente población que muy pronto adopta el nombre de Puerta Palomas.

El pueblo empezó a crecer y con ello desaparecen las ansias de los pobladores de contar con un nuevo sistema político y deshacerse de las comisarías que nunca habían visto mas allá de acarrearse fondos para su sostenimiento, pues la capacidad de gestoría es nula y no obstante que el Comisario funge también como Juez del Registro Civil y existe cárcel y Juez de Paz, pero también se hace notoria la intervención siempre de la Sección Aduanera, pues a partir del año de 1919 se dieron casos de usurpación de funciones cometidas por agentes aduanales.

Fue el Jefe en turno de la Sección Aduanera quien hizo hincapié en que la zona era exclusivamente federal, y algunas veces la intervención del comisario de Palomas pasó inadvertida, elevando la protesta ante el Juez del Distrito por no poder dar cumplimiento a diligencias ordenadas contra celadores que constantemente delinquían abusando de la autoridad que ostentaban.

El primer censo ordenado en “La Puerta” en octubre de 1922 arroja la cantidad de seiscientos habitantes. Adrián Quintanar, es el empadronador. La situación entre la Sección Aduanera y Sección Municipal se agravó cuando se atribuían poder para fijar multas por medio de tareas, estas en beneficio de la pequeña comunidad. La Sección Aduanera llegó a tener tanto fuero que las propias autoridades, aun de niveles superiores dirigían la correspondencia a la Sección Aduanal, creando confusión

Andrés Quintanar es el encuestador de las primeras elecciones y es también el primer gestor ante las autoridades superiores para pedir el ascenso a la categoría de Seccional. Varias veces insistió ante la cabecera municipal y el 30 de diciembre de 1922 el Congreso del Estado autoriza a la categoría de Seccional.

De esto no tienen conocimiento ni las autoridades de la cabecera y es hasta el último día de febrero de 1923 en que el Gobierno del Estado da aviso del ascenso a Seccional y el día 5 de marzo de 1923 se instala la Primera Junta Municipal a cargo del Señor. JOSÉ V. BACA, llevando como suplente al Sr. Guadalupe Acosta y como concejales a los señores Manuel Alvarado y Miguel Carrillo.

Llega 1927 y con ello la represión para los pueblos que originaron la creación definitiva de Puerta Palomas, y la inconformidad por el nuevo asentamiento que fue considerado irregular por encontrarse dentro de lo que era el gran latifundio. Los primeros en sufrir las consecuencias serian los que se habían agrupado en torno a la Junta Colonizadora de Palomas y Fusiles y que presidía el Sr. Reydesél H. Gómez, que había sido Presidente Municipal en La Ascensión en 19l6, fue ordenado el desalojo y se entró en un conflicto que duraría algunos años hasta crearse el ejido. Se ordena el desalojo también de Fusiles y de Palomas Viejo.

Don Juan Máynes promueve un acuerdo y se les da solución al concederles un terreno en Las Víboras. Algunas familias se mudan al lugar donde ya algunos vecinos con anterioridad se habían cambiado en busca de un terreno para desarrollar la agricultura, pero no fue aceptado y en 1937 pasó a ser anexo del ejido. Con el desalojo de los pueblos de Fusiles y Palomas viejo, algunas familias emigraron al sur, otras a los Estados Unidos, pero las mas pasaron a ser parte de la nueva población de Puerta Palomas, que ya había adoptado ese nombre, después de que en 1925 se le llamó Colonia Palomas, pues en Fusiles no se les permitiría tener animales, como tampoco en Palomas Viejo y la mayor parte desarrollaban la ganadería, que aunque en pequeño era el sustento de las familias.

Palomas Viejo y Fusiles fueron reducidos a escombros por la maquinaria pesada que traían los yanquis, que ahora volvían más prepotentes que antes y ya no había quién los detuviera, pues contaban con el apoyo del gobierno del estado que protegía a los latifundistas. En Palomas Viejo sólo quedaría el personal administrativo de la Compañía que cómodamente se trasladan a Puerta Palomas y se establecen en un terreno que se ubicó en la esquina de la Avenida Revolución y la hoy Calle Internacional.

Los manantiales fueron usados para baños de ganado y las aguas contaminadas con pesticidas para tal fin. El manantial que se secó definitivamente en 1972 jamás recobró su esplendor y las palomas torcazas que allí abundaban y habían dado al lugar su nombre, desaparecieron para siempre.

 La Puerta Palomas se le redujo a área de un kilómetro cuadrado y llamado Fundo de Palomas. Se tendió un cerco de cuatro hilos y se le pusieron tres puertas con candado. Una da al sur, que es la salida del camino principal, otra al poniente y una más a hacia el oriente que da acceso a una manga y conduce a los manantiales que abastecen de agua a los pocos animales que han logrado traer los moradores y ya no se les permite paso de estos a los pastos de los alrededores.

Para entrar o salir se expide un salvoconducto. En Ascensión lo solicitan en la Presidencia Municipal para los que vienen a Palomas y es revisado en Fusiles y en la puerta de acceso. Para salir se expide en la Presidencia Seccional y se revisa en Fusiles. Los vigilantes que hacen cumplir esta orden eran miembros de la Policía Rural del Estado, otras veces por el propio Ejército Mexicano pero siempre bajo la vigilante mirada de uno de sus más fieles servidores: Enrique Caravéo.

Fueron muchos los hechos violentos que generaron esta situación que para muchos fue vista con indiferencia, pues al amparo de la bonanza que disfrutaban, originada por la aplicación de la ley seca en los Estados Unidos que redundaba en beneficio de los pobladores que atraídos por la creciente economía, se incrementaba su población que también aumentaba cuando se hacía el pago de los trabajadores de la Compañía Ganadera que convergían a Palomas los días de pago, procedentes de todo el municipio, inclusive de Janos.

Los años de bonanza hicieron olvidar a la mayoría su situación legal en cuanto a la tenencia de la tierra, lejos habían quedado las inquietudes de algunos que vieron en el valle de Palomas la esperanza de desarrollar la agricultura por la abundancia del agua, y la vida transcurría aparentemente tranquila, y con el mismo fervor se celebraba el 5 de Mayo que el 4 de Julio y se brindaba igual con sotol que con whisky.

Este hecho que no se puede considerar como antipatriótico, ni tampoco como un atentado a nuestras costumbres, se le dio formalidad aun cuando aun no adquiría el grado de Comisaría, pues el día 28 de junio de 1922, antes de cambiar los poderes a La Puerta, se le estaba expidiendo autorización al Señor Martín Apodaca para que se trasladara a este lugar a “guardar el orden”, ya que se habían autorizado los festejos del dos al cuatro de julio

Desde principios d 1925 la Presidencia de Ascensión había autorizado la ley de tolerancia y permitía la proliferación de cantinas y expendios con el fin de que se acarrearan fondos para su sostenimiento, pues Palomas desde el principio no fue autosuficiente para su sostenimiento.

Los amantes de la libertad y anhelantes de los logros de la Revolución, veían con tristeza el favoritismo a los yanquis y sentían ser humillados por la condición a que habían sido sometidos, paradójicamente muy cerca de donde hacía dos décadas un puñado de valientes liberales, habían pregonado Tierra y Libertad, ahora estaban sufriendo el peor de los tormentos a que pueblo alguno sobre la tierra haya sido sometido: el cautiverio.

Entre estas gentes está Don Estanislao Apodaca Téllez, hombre culto, sencillo, maestro desde 1918 en Ascensión y Presidente Municipal en 1928, y en Palomas en 1931, que junto con Don Refugio Armendáriz, Don Rafael Orozco, Don Epitacio Armendáriz, Don Tomás Prieto, Don Alberto Armendáriz, Don Rafael Gutiérrez, Don Félix Maynes, hacen las primeras gestiones para lograr se les dote de un ejido.

Desde 1925 se había presentado el Comisionado Rafael Rico para hacer las gestiones pero se había fracasado. El gigante representado por la Compañía Ganadera impedía se lograra el anhelo de los portopalomenses que aún no disfrutaban los logros de la Revolución Mexicana, pues desde que vivían en Palomas Viejo habían solicitado permiso para establecer Colonias Agrícolas en Palomas.

En Junio de 1927 ven con tristeza que sus sueños se derrumban. Los americanos, bajo la dirección de Genaro Fourson, administrador en turno de la Compañía Ganadera habían empezado a construir, un canal que llevaría las aguas del manantial hacia el sureste del poblado para unirlas al de Palomas Viejo formando un serpenteante bebedero de más de sesenta kilómetros que llegaba hasta La Mota, donde aún se encuentran vestigios del viejo acueducto. Esto fue en parte para desanimar a los que quisieron cambiar el pretal por el arado.

Pero no fue así. Hombres tenaces como los que ya mencionamos lograron su propósito, pues después de algunos viajes a Chihuahua, inclusive a la capital de la república, no obstante la indeferencia del General Rodrigo Quevedo, logran ser escuchados en la capital del país y en 1937 el Lic. Lombardo Toledano, ilustre ciudadano da posesión personalmente del primer ejido en la República Mexicana creado en un latifundio, llamándolo Ejido Puerta Palomas. Le Habían cortado los cercos y cerradas las compuertas de los canales. Había nacido el Palomas libre que tanto anhelaron.

Se había concluido un litigio que duró más de diez años. Lamentablemente por otras razones el ejido no prosperó y aunque se les dio como anexo el predio de Las Víboras fue poca la extensión de siembra, pero se logró el cultivo de algodón con muy buena calidad de fibra en terrenos adyacentes a la vieja hacienda.

Los norteamericanos, presionados abandonaron aparentemente el país, otras compañías ganaderas que ostentaban nombres mexicanos, tal como la Ganadera Comercial Las Águilas que operada por mexicanos, fungían como prestanombres de los poderosos latifundistas.

Para esas fechas para cumplir mandato contenido en la Constitución, las tierras fueron repartidas y la mayor parte de los lotes quedaron bajo dominio de personas totalmente desconocidas. Otros formaron parte de nuevas colonias y nuevos centros de población que se asentaron en los Ejidos Constitución, y Nuevo Horizonte, por hablar de los cercanos a Palomas. El Nuevo Horizonte en años recientes tuvo una ampliación que redujo más la superficie y ni siquiera pudo ampliarse a Palomas viejo, que fue su origen, pues este quedó dentro del ejido Constitución.

Muy lejos quedaron los propósitos de los visionistas Hermanos Munguía por convertir a Palomas en un centro turístico, pues en aquellos años, aparte de la Plaza de toros, el hipódromo que les fue negado, los baños públicos en las aguas termales del cercano manantial al pueblo, fracasaron, pues problemas de tipo jurídico y endeudamientos con Hacienda, los hermanos Munguía abandonan el país y sus bienes confiscados pasan al poder de la Secretaría de Hacienda, principalmente el casino donde se alojó la Aduana en 1931, y aunque, remodelado en su interior y recubierta sus fachada, es y seguirá siendo el símbolo de Palomas.

Otras personas fueron quien posteriormente a esa época, impulsaron la nueva población de Puerto Palomas. Desde hace algunas décadas llegó la energía eléctrica importada de los Estados Unidos y la Junta Federal de Mejoras Materiales introdujo el drenaje en los años sesentas. Contó con servicio telefónico automático mucho antes que otros pueblos vecinos.

Aunque ha sufrido cambios en su nombre, pues hasta 1922 se llamó La Puerta, en 1925 Colonia Palomas, después Puerta Palomas y Las Palomas, invariablemente hasta el 12 de mayo de 1971, fecha en que le imponen el nombre de Gral. Rodrigo Quevedo, que de inmediato se hicieron gestiones para quitarle ese nombre: En junio de 1992 por decreto se llamó de nuevo Puerto Palomas y años recientes por disposición gubernamental es Puerto Palomas de Villa, pero para todos seguirá siendo, simplemente Palomas.

RESUMEN DE LA HISTORIA DE PALOMAS

Ramón Ramírez Tafoya

Enero 2012

Anuncios

LA ADUANA EN PALOMAS

Por: Ramón Ramírez Tafoya

Colaborador/Cronista de Ascensión

Cuando se fundó la Colonia de La Ascensión, a solicitud de los colonos, y a efecto de contener el contrabando y proteger el pequeño comercio, el C. Presidente de la República, Don Sebastián Lerdo de Tejada, autoriza al Administrador interino de la Aduana fronteriza de Janos, que se establezca un Puesto de Vigilancia en el sitio seleccionado por los nuevos vecinos, ubicándose éste, a la salida sureste del poblado donde se bifurcaban los caminos a Sabinal y Casas Grandes, quedando al frente el Celador del Resguardo Aduanal Mariano Vargas.

Para finales del siglo antepasado, hay en El Espía, un Puesto de Vigilancia Aduanera, cuyos guardias, el Mayor Camerino Díaz y Andrés Quezada, miembros del viejo ejército federal hacían la vigilancia hasta Los Orientales, hoy Manuel Benavides, Chihuahua, según lo documenta en su libro “El Verdadero Pancho Villa”, el Historiador Ángel Rivas López.

Ambos empleados abrazaron la doctrina magonista, aunque Quezada se hace ferviente admirador de Villa y los dos en mas de una ocasión, simularon perseguirlo, pero en realidad lo protegieron, como lo harían varios de los encargados de las compañías ganaderas, entre ellos el Sr. Daniel Stephenson, norteamericano que se arraigó en Ascensión.

La Sección Aduanera ya está en el viejo Palomas por el año de 1892, cambiándose a donde está actualmente en 1917 y las gestiones para ser ascendida a Aduana empiezan en Ascensión, el 2 de mayo de 1925, siendo Presidente Municipal don Manuel Fernández Borunda, a instancias del Presidente Seccional Guadalupe Acosta.

En 1908 está al frente de la Sección Aduanera de Palomas el Sr. Miguel Loya, don Jesús Guzmán, don Blas Lucero y don Francisco Correa como celadores. Los dos primeros radicarían en Ascensión una vez pasada la Revolución. El Sr. Loya residiría en Colonia Díaz donde en 1938 organiza un grupo de agricultores del Valle de Juárez y forman una colonia agrícola, cultivando el algodón por primera vez con fines comerciales. Entre estos se encontraba Don Rómulo Escobar, fundador de la Escuela de Agricultura en Ciudad Juárez y Don Enrique Aguirre, primer industrial de Ascensión, entre otros.

Don Jesús Guzmán, originario de Ciudad Camargo, Chihuahua también residiría en La Ascensión en la calle Puebla número 382, donde aún se conserva su casa. En ésta población aún hay descendientes, tanto del señor Guzmán como del Señor Loya. Don Blas Lucero, llega con los colonos de La Mesilla, emparentaría con la familia de la dinastía Terrazas, cuando su hijo Pablo Lucero Ríos, también empleado aduanero, se casaría con la Señorita Leonor Terrazas Rascón, quienes residían en Boca Grande y fueron padres de los sacerdotes Lorenzo y Leonardo Lucero Terrazas, muy conocidos en la región por ser Lorenzo el primer párroco que tuvo Ascensión, Palomas y Janos.

En algunas épocas la Aduana estuvo a cargo del Ejército, como lo mencionamos en la época del Espía, que los guardias eran miembros del ejército porfirista. Así podemos encontrar que en Palomas entre 1920 y 1921, a veces se le da el nombre de Gendarmería a la Sección Aduanera y podemos citar al Cabo Ernesto E. Reyes, Cabo Benigno Murguía, sin desconocer, desde luego, que esta categoría se da en el escalafón aduanero, pero se tiene como antecedente que el Ejército, como ya dijimos, algunas veces se hizo cargo de la vigilancia aduanera.

A principios de los años sesentas llega como administrador de la Aduana el señor Rodrigo Quevedo, hijo del Revolucionario y es quién durante su mandato crea algunas nuevas plazas de celadores como sucesiones de los extintos celadores. Rogelio Mireles Domínguez, ocupa la plaza de Manuel Mireles; Eduardo Ataide Armendáriz, la de don Juan Ataide; Francisco Sánchez, nuestro amigo Quico, se desempeñaría como empleado aduanal en otra frontera y Benito Miranda Quintana, por ser sobrino del General Miranda, contemporáneo del General Quevedo Moreno, adquiere la plaza de celador..

MOVIMIENTOS ARMADOS EN PALOMAS

Volvamos al Viejo Palomas. El 7 de enero de 1904, el rebelde Víctor L. Ochoa, en compañía de otros liberales asaltan el poblado, y en 1908 es sitio importante para Enrique Flores Magón, Práxedes G. Guerrero y otros liberales cuando proclaman TIERRA Y LIBERTAD, mucho antes que Zapata en el sur. Palomas Viejo tiene el honor de guardar en su seno los restos del primer mártir de la Revolución en el noroeste chihuahuense: Francisco Manrique. Este joven revolucionario nacido en un pueblo del estado de Guanajuato, condiscípulo de Práxedes G. Guerrero, deja su puesto como empleado de la Secretaría de Hacienda para unirse a los valientes liberales.

Unos por Viezca en Coahuila, otros en Las Vacas del mismo estado y aquí el grupo de los once que valerosamente atacan la Aduana donde el ejército reclutó a los vecinos de aquel apacible poblado para combatir a los liberales. Práxedes G. Guerrero lo describió así poco tiempo después de su muerte: “Francisco Manrique, el primero en todos los peligros, se adelantó hasta la puerta del cuartel, batiéndose a pecho descubierto y a dos pasos de las traidoras aspilleras, que escupían plomo y acero, cayó mortalmente herido”,- sigue diciendo- “murió mintiendo (mentira sublime), envuelto en el anonimato de un nombre convencional -Otilio Madrid – para salvar a la Revolución y a sus compañeros”. Lo anterior está consignado en la biografía escrita por el ilustre Ricardo Flores Magón-

El Profesor Ramírez Caloca, nos dice que de Ascensión fueron a reforzar a los Guardias Fiscales, cuyo jefe era el Señor Jesús Rubio. Francisco Correa, Miguel Loya, Jesús Guzmán y Blas Lucero son mencionados como defensores de la Sección Aduanal de Palomas. Esto se entiende ya que se trata de la época porfirista cuando don Juan Hidalgo es Presidente Municipal en Ascensión, Francisco Miranda, también empleado del municipio y Victoriano Cano Jefe de las Guardias Rurales, pero todos abrazaron la doctrina magonista.

Palomas fue blanco de ataques de diversos grupos rebeldes, no tanto por la importancia política, es decir, pues respetando siempre las familias, la intención de los ataques era para hacer notar la inconformidad por la presencia de norteamericanos en la región y la notoria protección militar.

Una de las últimas batallas fue la que dirigió el General Correa, en la que salió herido el General Quevedo, a quien un joven del poblado lo salvó llevándolo a caballo a esconderlo en un rancho cercano, mientras los demás rebeldes huían rumbo a Guzmán donde le dieron muerte al General Victoriano Cano.

Algunos años mas tarde en 1935, cuando el General Rodrigo M. Quevedo, gobernó el estado de Chihuahua, mandó llevar la señor Alberto Armendáriz para recompensarle con algo un favor recibido veintitrés años atrás y Don Alberto, sólo pidió que se exonerara del servicio militar a su hijo Rito, nos cuenta Don José Armendáriz Domínguez. Esa persona era, quien cuando joven, le había salvado la vida al General Quevedo.

El aparente sigilo con el que Francisco Villa hizo su viaje desde San Jerónimo cuando atacó Columbus, fue roto. El secreto corrió de boca en boca. Villa venía en busca de los hermanos Ravel y todos lo sabían. Su gente ya había dado muerte a dos norteamericanos en la hacienda de Boca Grande. Este hecho no podía estar oculto. Los vientos de marzo trajeron la noticia, pero nadie lo delató.

Al oscurecer, mas de una docena de jóvenes se arrimaron lo mas cerca que pudieron para ver el ataque. Sabían que Villa estaba en el cerro que por muchos años se llamó el Cerro de Villa. Los jóvenes se retirar una hora después de que Villa y su gente se retiran del lugar. Amanecía cuando el pueblo de Columbus empezó a arder.

Protegida siempre, con guardias de la Policía Rural del Estado, o con partidas del Ejercito Mexicano, Palomas fue siempre custodiado para proteger los intereses de la compañía, más que de los propios ciudadanos. Ese fue el motivo por el cual constantemente fue atacada por grupos de rebeldes.

Más de una veintena de casas habitan los trabajadores de la Compañía y otros que por su cuenta han podido criar unas cabezas de ganado, pues los norteamericanos no permiten el pasteo en sus terrenos y constantemente se suscitan problemas.

A partir de 1916, poco tiempo después de la masiva deserción de los miembros del ejército de Francisco Villa, cuando en noviembre del año anterior van rumbo a Agua Prieta, Sonora a los pueblos empiezan a llegar cientos de ellos que por el camino van desertando, ya cansados y derrotados. Los jefes de Brigada ni siquiera se percatan o si lo hacen lo ven con disimulo. A La Ascensión, principalmente a la abandonada Colonia Díaz llegan decenas de hombres harapientos y de ese lugar se asientan en los ranchos ganaderos, otros toman rumbo a los Estados Unidos, a Ciudad Juárez y a Palomas.

Después, atraídos por los ricos pastizales, llegan los Armendáriz de La Varita, hoy región de Delicias; los Acuña de Corralitos y unos nacidos en Jalisco, aunque originalmente de paso se asentaron en la abandonada Colonia Díaz. Los Carreón de La Ascensión donde tenían propiedades. Don Cruz Terrazas, ganadero nómada, que sin tener terreno se dedica a la crianza de ganado, protegido siempre por los Urrutia, dueños de grandes extensiones de terrenos.

Palomas le resultó atractivo para la crianza de ganado, aunque solo se les permitía tener de cincuenta a cien cabezas, según testimonio de Don José María García, que había llegado del Valle de Juárez. Muchas familias mas llegaron atraídos por el trabajo que no faltaba en la Compañía ganadera, que fama tenía de pagar los mejores salarios de toda la región y dar buen trato a sus empleados.

La vida en el poblado de Palomas, no fue tan cotidiana como pudo haber sido otro centro de población con tan poca cantidad de habitantes. Muy pronto se tuvieron que acostumbrar a la continua intervención de militares. Se había establecido la Agencia de Correos a cargo de don Leoncio Armendáriz, que llevaba la correspondencia a Columbus y mientras no hubo Oficina Telegráfica, el Cónsul o Vice Cónsul hacía este servicio.

La Colecturía de Rentas queda a cargo desde 1919 de Don Benito Martínez Miller y que fue ascendida a Sub. Recaudación el 21 de junio de 1921. El Sr. Martínez Miller, hombre letrado, que a la vez era escribano, ocupó un cargo en la primera Junta Censal el 10 de agosto de ese año, donde es asistido por los vocales Loreto Herrera y Concepción Tovar, como Presidente de la misma es nombrado el señor Benigno L. Ramírez. Concepción Tovar se hace cargo del censo de La Puerta. Ese primer censo arrojó la cantidad de 300 habitantes en este último lugar.

El primer nombramiento para Comisario fue expedido a Don Concepción Tovar, el día 4 de enero de 1919, siendo Presidente en La Ascensión el Sr. Benigno L. Ramírez. Dos años después Don Manuel Fernández Borunda, expide el segundo nombramiento a Don Juan Nevárez. Don Benigno Ramírez Lucero, sería comisario y Juez del Registro Civil a partir del 3 de julio del siguiente año, y a quien le toca cambiar los poderes a La Puerta el 18 de julio de 1922.

Puerto Palomas de Villa

Por: Ramón Ramírez Tafoya 

Cronista de Ascensión, Chihuahua/Colaborador

Puerto Palomas cambió  su fisonomía por completo. Casi la totalidad del pueblo cuenta con drenaje. Es ampliada la red de agua potable y el sistema de  alumbrado es moderno. El cementado de algunas de sus principales avenidas y mejoramiento de la calle principal son el marco ideal para dar lucimiento al nuevo edificio que alberga los poderes de la Sección Municipal, resaltando en el frente  la figura centellante del Centauro del Norte, que en amplia  plazoleta invita a propios y extraños a  conocer la historia de este pueblo, que día a día se está transformando para

quedar a la altura  que debe tener, si no la única, si la mas importante puerta de entrada al vecino estado de Nuevo México en los Estados Unidos.

         Ahora se brinda  la oportunidad de ver otro Palomas, distinto al que vieron los que hace más ochenta años llegaron a “La Puerta”, con fe y esperanza por una vida mejor a la que tenían en la vieja hacienda de Palomas.

         Muy lejos queda el recuerdo, si acaso hay alguien que lo recuerde o lo  sepa, pero esta frontera hace 85 años vivió en cautiverio bajo la complicidad de funcionarios del gobierno municipal y estatal. Un cerco de cuatro hilos señalaba el fundo donde por más de diez años vieron con indiferencia la extrema vigilancia y humillante situación. La mayor parte de los pobladores que trabajaban para la compañía ganadera más grande del país y que con el salario mejor pagado en aquellas épocas en toda la región y la bonanza que trajo consigo  la ley seca del vecino país,  a los pobladores de no les importó que poco mas de diez años atrás, antes que Zapata en el sur, y a menos de seis kilómetros deLa Puerta, un grupo de valientes liberales gritaron ¡Tierra y Libertad!

 SU HISTORIA

         Su historia empieza en el otro Palomas, el que llamaremos Palomas Viejo, del cual hoy no quedan ni rastros, ni una huella de su pasado. Construcciones antiestéticas y chatarra decomisada porla Aduanaseñalan el lugar donde estuvo la vieja Hacienda de Palomas.

         Fue asiento de las tribus sedentarias y nómadas; lugar de tregua en tiempos de guerra con los apaches cuando las tribus convergían a celebrar convenios. Fue remanso preferido por el indio Victorio cuando en sus correrías al estado de Chihuahua,  regresaba a Arizona, o viceversa. Era el lugar ideal para su descanso bajo los árboles que bordeaban el hermoso manantial.

En abril de 1877 cuando huye con su gente de las reservas de Arizona, se refugia en las riveras dela Lagunade Guzmán Santa María, pero en Palomas tiene un puesto de vigilancia.

         Ya en tiempo de la colonia, aunque no se puede establecer fecha, pues esta anécdota proviene de la historia oral, algunas  familias se asentarían temporalmente a criar ganado, pero poco sería el tiempo, debido al constante azote de los bárbaros del norte.

Fue paso obligado de caravanas de filibusteros que por el Vado de Piedra o Fusiles hacían su arribo, provenientes del pacífico para internarse hastala Lusiana, evadiendo las aduanas del Paso del Norte.

Misioneros que de Janos a Santa Fe o Paso del Norte viajaban por ruta de Palomas, fue un oasis para descansar, como lo sería para los mineros que desde 1802 viaja de Janos a Santa Rita en el territorio del Nuevo México cuando se descubrieron las ricas minas d cobre, aunque después por seguridad fue cambiado el camino por el poniente rumbo al parte aguas donde aún se llama camino de San Vicente.

              Su primer asentamiento  formal sería, cuando en 1854 se acamparon los deslindadores que hacían el trazo fronterizo de acuerdo al Tratado de Guadalupe y que por mucho tiempo se creyó que por ese lugar pasaría la cerca que marcaba los nuevos límites divisorios y esto daría lugar a que se asentaran las primeras familias, quizá ganaderos.

Hay versiones que con fundamento nos dicen que siempre se pensó en fundar en ese lugar el pueblo, por estar en zona alta, pues donde está actualmente eran ciénegas pantanosas.

Al autorizarse las compañías deslindadoras en 1883, el Valle de Palomas fue parte de tratados para colonizarse. La abundancia del agua en sus múltiples manantiales llamaron la atención del rico empresario Luis Huller, quien compró el basto terreno ala  Compañía Deslindadora de Ignacio Gómez del Campo y Luis García Turuel.

 A la muerte de Huller, los terrenos pasan a manos de  otra de las deslindadoras,la Northwestern Colonization  and Improvement Company of Chihuahua y a la quiebra de ésta las adquirió la wood Agenbart Cattle Co. Y ya en nuestro estado cambia a Palomas Land and Cattle Company quien las explotó hasta que fue expropiada  el día 18 de julio de 1951.

          Hubo otros proyectos de colonización por parte del extranjero Huller, quién jamás hizo movimiento alguno tendiente a colonizar, lo mismo que el militar Juan Hernández, quien también aparece con proyectos similares. Resultado de las concesiones o ventas de tales compañías, podemos citar las Haciendas de Boca Grande y Álamos Altos. La primera, propiedad de don Sabino Urrutia y Álamos Altos del norteamericano L. E. Booker.

         Lejos del área de Palomas, prosperaron las colonias mormonas que surgieron bajo el esquema de deslindes, además de modificaciones que se le hicieron a los convenios, sobre todo beneficiando al Distrito de Galeana, que dio paso a la colonización por parte de los exiliados seguidores de Smith, que con resultados positivos formaron prosperas colonias y sobrevivieron hasta el nacimiento de la Ley del 6 de Enero de 1915, salvándose las  que cumplieron con normas dictadas en la Ley mencionada.

         Otro gran proyecto  fue la planeación del Ferrocarril entre Palomas y Colonia Díaz, que se prolongaría hasta el Pacífico, ideado por Enrique A. Mixia y Alfonso Lancaster Jones, quienes obtuvieron la autorización de construcción y concesión en1893. Ala altura de Boca Grande aún hay restos de esta  obra que fue suspendida al inicio dela Revolución.    

El telégrafo si dio servicio por algunos años entre Palomas y El Espía. Este servicio se prolongó hasta Janos pasando por Colonia Díaz. Aunque se proyectaba la red hacia Guzmán para unir a Ciudad Juárez, este se truncó, como tantos otros cuando sobrevinieron los movimientos armados.

El servicio telegráfico se reanudó a principios de los años veintes  y está como telegrafista el señor  José Flores Álvarez, a quien trasladan ala Ascensiónen 1921. En abril de 1922 aun está el servicio  en ese lugar, pero se desconoce hasta cuando existió. Los restos de la línea conductora de la clave Morse fue desmantelada en junio de 1952, por el Celador de Telégrafos, Sr. Manuel Ramírez Lucero y sus ayudantes Hermenegildo Sandoval y Ramón Trejo, acatando órdenes dela Superintendenciadela Direcciónde Telégrafos Nacionales,  aunque para esas fechas ya no prestaba servicios.   

 Probablemente ya no se cambió aLa Puertapor preferir usar el servicio norteamericano, pues cómodamente usaban al Cónsul quien les llevaba los mensajes a la nueva población, como lo hiciera anteriormente ala Hacienda.

         Para 1892, cuandola Compañía GanaderaLa Palomas Landand Catle Co., estableció su oficina para administrar las776,938 hectáreasde terreno, que conformaban el basto latifundio, lo hicieron en torno a una vieja hacienda de la cual sólo había ruinas, como las hubo en otros manantiales que estuvieron cerca del actual Palomas. Las primeras casas que surgieron fueron construidas de madera, inclusive la propia hacienda fue construida con ese material.

          Palomas fue blanco importante para los movimientos armados que se engendraron en el país desde 1892 cuando los tomochitecos la asaltan para proveerse de armas, cuyo paso por Ascensión dieron fe algunas personas que conocían a los rebeldes. El 8 de noviembre de 1893 aparecerían de nuevo y 3 años después, el  6 de diciembre de 1896 se refugian en la Aduana y se proveen de alimentos y armas.

También los norteamericanos incursionan ilegalmente desde 1880, pues con el pretexto de seguir a un bandolero, un pequeño ejército armado allana las tierras agrestes de Palomas y llega hastaLa Ascensión. Despuésseguirían cometiendo ese tipo de ilícitos en varias ocasiones, siendo el más humillante el de agosto de 1927, cuando con prepotencia regresan los norteamericanos a establecerse de nuevo en las haciendas ganaderas, destruyendo con maquinaria pesada Fusiles y Palomas y con la complacencia del gobierno del estado.

 Continuará…

 

           

CERRO DE LA CAL

REFUGIO DE LIBERALES

Por: Ramón Ramírez Tafoya

Colaborador/Cronista de Ascensión, Chihuahua

Agosto 2011

El Histórico Cerro de la Cal y la Cortina del Presón

Desde el tiempo de la colonia el sitio donde se ubican estas elevaciones, que son parte de la Sierra de las Espuelas, llamada también de las Biznagas, formó parte de un terreno de 5,000 hectáreas denunciado por don Juan Holguín y dado como “obsequio” al Coronel Ángel Bouquet, que a su vez lo vendió a su protegido José Iñigo. ( 1 )

             Actualmente confluyen ahí el ejido de la Ascensiòn y otros propietarios como los señores Pérez, descendiente de una familia española de la capital del estado, quienes en años recientes dieron en concesión los terrenos y el lago artificial al Ejido “Colonia Díaz”,

  Por su estratégica ubicación, el Cerro de la Cal ha servido de refugio a quienes en  han sido perseguidos en los distintos movimientos revolucionarios que se han dado, pues ya desde 1892, los combatientes de la Batalla del Molino, al verse perdidos se refugiaron en ese lugar para luego huir a los Estados Unidos. (2)

 Situado al poniente del municipio,  confluyen caminos de distintos rumbos. Hacia el norte y noroeste se llega a los Estados Unidos, principalmente a La Hachita en el estado de Nuevo México, hacia el sur se comunica con Janos y el poniente hubo un camino hacia Agua Prieta, hoy se ubica la Colonia Menonita de Buena Vista.

             El cause de un viejo río, que en viejos mapas tiene el nombre de Carretas, hoy convertido en arroyo de épocas pluviales  cambia de nombre, pues en Janos es arroyo de los Alisos y en Ascensión, Palo Blanco.

 El arroyo  dejaba atrás un vaso o cuenca que llamó la atención a quienes lo denunciaron, aún desde antes de establecerse las compañías de deslindes, pero no fue sino hasta 1896 que empezó a tomar forma el proyecto.

 Por la inseguridad de la tenencia de la tierra, no obstante que había sido del municipio de Janos y a partir de 1893 de Ascensión, aún está en litigio la tenencia de esa cuenca, el proyecto se cambió por una derivadora o represa que se construyó a principios del año de Presa de San Isidro Construida en 1905. (3) El 16 de agosto del año citado Don Gabriel M. Galindo reclama que los trabajos están haciendo en la propiedad de su señora madre, por lo cual exige que se le indemnice. El Sr. Galindo fue Juez Menor por más de veinte años. (4)

 Tanto a los colonos de la Mesilla como a los mormones trece años después, les llamó más la atención la abundancia de piedra para hacer cal. Desde el tiempo de la colonia  esa pequeña elevación se le conoció con el  nombre de: El Cerro de la Cal. 

             Un grupo de agricultores encabezados por Benigno Ramírez Lucero construyeron el presón con apoyo del gobierno municipal y estatal, pero sin el resultado esperado, ya que la técnica les falló, pues el presón se vació inmediatamente por una gruta que se abrió en el lado poniente del cerro, además de otro gran piélago en el que hubieron de vaciar cien carros de piedra para taparlo. (5)

 Por problemas derivados de la tenencia de la tierra y sobre todo por el uso que ya se le daba al nuevo presón de San Isidro, el de La Cal fue abandonado y los colonos optaron por enfocar su atención a las aguas de los manantiales Del Cerro y de Federico, entonces abundantes caudales cuando se creo el Ejido “Colonia Díaz” en 1937. (6)

 A principios de la década de los años cuarentas, los señores Navar, Rueda, Erasmo Compeán, Miguel Loya, Señor Quintero, Roberto Carmona, José Porras Elías, Guillermo Escobar, Don Rómulo Escobar, Miguel Álvarez don Antonio García, situados todos en la polémica franja donde fracasó la Colonia Escobar, reiniciaron el proyecto. (7)

 Estos terrenos fueron los que cincuenta años atrás, el ambicioso Bouquet, los  declaró excedentes de los cinco sitios del ejido de la entonces Colonia de La Ascensión y que él, en complicidad con Juan Iñigo compraron al gobierno, creando un problema de tenencia y despojo a colonos que originó la Revuelta de 1892. (8)

            Esa Sierra desde su comienzo a la altura del Cerro de La Cal, tiene bastantes leyendas. Por la parte poniente pasó el viejo camino de San Vicente, por donde hasta 1853 se transportó el metal de las minas de Santa Rita, Nuevo México hasta Santa Bárbara, Chihuahua y conductas cargadas de monedas para el pago de los mineros en el Nuevo México, cuando era parte de nuestro país.  (9)  

             La mina de Don Ursulo, se encuentra al principio de esas sierras y mas adelante una famosa gruta donde se habla de un tesoro, con barras de Plata provenientes del mineral de San Vicente, hoy Silver City. Este lugar fue lugar de correrías del indio Jerónimo y otros jefecillos hasta antes de 1880 (10)

             En el Cerro de la Cal se encuentran vestigios de una vivienda de la época de Paquimé y hay cantidad de posillos cavados en la peña. Muchos fueron destruidos cuando se sacó piedra para la cal y los cimientos de la vieja Colonia Díaz se hicieron con material de ese cerro, destruyendo cantidad de dichos recipientes.  

PRESON DE LA CAL

ÉPOCA REVOLUCIONARIA

                    Para 1910, un grupo de liberales, seguidores de la doctrina magonistas se levantan en armas, afiliándose al ejército irregular de Los Colorados, destacando entre ellos el Profesor Samoyoa Los hermanos Miranda, de los cuales Francisco llegó a ser General y los Hermanos Cano, resaltando Victoriano que derrocó al Coronel. García Cuellar en una batalla en el Cerro de la Cal a principios de 1911. (11 )

 El Coronel  García Cuellar, entonces Ministro de Guerra del Presidente Porfirio Díaz, sale de México, D. F. el día 20 de diciembre de 1910, para aplacar a los rebeldes de la región y arriba  a Estación Guzmán esta municipalidad al mando de más de quinientos soldados a los que la gente les llamó “los pelones” (12)

 Los hermanos Victoriano y Octaviano, habían llegado en 1877 procedentes de El Carmen, hoy Ricardo Flores Magón en compañía de sus padres. Román, uno de los menores ya habría nacido aquí en Ascensión. Se distinguió por valiente y murió en la batalla del Cerro de la Cal en 1911.  Según don Matías Cano, “Román fue sepultado en Ascensión, lo trajo su hermano Octaviano para que lo velaran y luego regresó al Cerro de la Cal”. Otra versión según un corrido que circuló dice “Román  está enterrado en el cerro de la cal”

 El Gral. Francisco Miranda destaca en la batalla de la Mojina y se une a la gente de Madero en la toma de Casas Grandes en marzo de 1906. El Gral. Miranda muere en una batalla cerca de Ojitos en el Municipio de Janos. (13)    Sus restos fueron traídos en los años cuarentas y reposa en el Panteón Municipal de Ascensión al lado de sus hermanos,(14)  donde recientemente se erigió un sencillo hemiciclo a los Hermanos Miranda.

             Destacan también como liberales el señor Diego Durán, cantero procedente de Cusihuiriáchic quien labró la cantera de la cornisa de la Hacienda de San Diego, de donde pasa a construir una manga en la Hacienda de los Mápula en Janos y vivía en colonia Días trabajando como cantero cuando se incorporo a las fuerzas liberales. Muere en Buenaventura.(15)

             José de la Luz Torres que había sido Presidente Municipal en 1898, comerciante originario de  Jiménez pero casado con una de las Ancheta, fue un liberal destacado, pero no  tenemos antecedentes que haya participado en alguna batalla, solo se sabe que era amigo íntimo de José Inés Salazar.

Discípulos todos del seguidor de la doctrina magonista Profesor Samoyoa, muy pronto se empaparon se convirtieron en sus fieles seguidores, aunque en 1908, no los acompañaron a la toma de Palomas, para 1910 ya estaban listos para tomar las  armas.

MAXIMO CASTILLO SE REFUGIA

EN EL CERRO DE LA CAL

 Tiempo después en ese cerro se refugia el revolucionario liberal General Máximo Castillo, uno de los grandes líderes agrarios del movimiento armado, quien es perseguido por las fuerzas federales al mando del Gral. Gutiérrez.  

Sentado y al lado izquierdo, el Gral.  Francisco Miranda, lo acompaña El Gral. Rodrigo M. Quevedo y otros revolucionarios liberales. Fotografia cortesia de Benito Miranda Quintana

 

Máximo Castillo junto con el profesor Braulio Hernández, participaron en el primer reparto de tierras dado en el país el día 5 de junio de 1913, donde salieron beneficiados los revolucionarios Homóbono Reyes, Enrique Portillo, Zacarías Parra y Luciano Moreno, a quienes les repartieron tierras de la hacienda de San Luis, del municipio de Galeana. Este reparto se dio dos meses antes de que Lucio Blanco hiciera algo similar en la Hacienda de los Borregos en Matamoros, Tamaulipas. (16)

 El día 10 de enero de 1914 fue fusilado en el panteón municipal el guerrillero Tránsito Hernández, quien fue detenido por el teniente coronel Cipriano Puente cuando llevaba bastimento al líder Máximo Castillo, quien se encontraba refugiado en el cerro de la Cal, según consta en Acta de Ejecución que obra en libro de Defunciones del  Registro Civil.(17)

 Máximo Castillo había nacido el 11 de mayo de 1864 en San Nicolás de las Carretas en este estado,  uniéndose  a las fuerzas de Pascual Orozco en 1910 cuando contaba con 46 años, aunque su ideal era la doctrina de Madero a quien conoce en febrero de 1911 y lo acompaña a México en su entrada triunfal el 7 de julio del mismo año, dejando a un lado a los orozquistas  cuando se incorpora al tirano de Huerta. (18)

 Enemigo de la burguesía sobre todo la de Casas Grandes, Castillo se refugia en el Cerro de la Cal en este municipio, seis kilómetros al poniente de la cabecera municipal, Refugio que conoce desde finales de 1912 donde fue apoyado por Octaviano Cano. (19 ) Quizás es sorprendido el día que fue fusilado Tránsito Hernández, huyendo hacia el norte, pues esto se deduce por la detención del rebelde perpetuada el día 7 de febrero de 1914 en territorio norteamericano probablemente al cruzar la frontera rumbo a La Hachita en el estado de Nuevo México y al norte del citado el Cerro de la Cal.

 De ese lugar  es conducido a Fort Blees en El Paso Texas. Al cumplir su condena se exilia en la Habana Cuba donde muere el año de 1919. De este personaje en los últimos años mucho se ha escrito, pero ningún escritor ha visitado nuestros archivos donde se encuentra tan importante documento.     

FUENTES:

 1.  AHTN Marzo 14 de 1900 Bouquet envía relación de sus terrenos a la Sria. De Fomento.

2 y 11. Ramírez Caloca, Profesor Jesús. “Ascensión”  Sociedad de Estudios  Históricos de Chihuahua. Boletín s/n Año 1944

3.  Acta Constitutiva 27 de enero de 1905.

4. Carta de Gabriel M. Galindo Agosto 26 1905 reclamando posesión del terreno

 5. Ejido la Ascensión. Legajo 12 de 1928, escrito s/n

 6. Acta de Posesión y Deslinde 1937, Ejido Colonia Diaz

 7. Documento del 14 de julio de 1943. Archivo Juez de Aguas, Sin expediente. Archivo Municipal

  8. Informe de Ángel Bouquet emitido el 15 de octubre de 1895

  9 y 10. Dominio Público

 12. Valdés, José C. Historia General de la Revolución Mexicana, Editorial Valle de México, s. A. Edición 1988, México, D. F.

13.  Frías Prieto, Profesor Apolinar. Folleto para conmemorar el 85 Aniversario de la Revolución Mexicana. Sociedad Chihuahuense de Estudios Históricos, Chihuahua Chih. Noviembre de 1985

 14. Concepción Miranda Ortiz. Varias pláticas desde 1957 a 1968

  15. Comentarios de don Andrés Duran Miranda.

  16. Armendáriz Sáenz, Mario. Ex Presidente Comisariado Ejidal. Documento proporcionado. 2005

 17. Archivo Municipal. Registro Civil. Libro numero 1 de Defunciones. Fojas 8. Acta número 14 de fecha 11 de enero de 1914

 18. Chihuahua Mexixco.com. “Puro Chihuahua” Reportaje sobre Máximo Castillo

19.  SEDENA. Parte Militar. F 156, Expediente 68

 

 

 

 

Chihuahuense destacada…

AZUCENA MENDOZA

ORGULLO DE PUERTO PALOMAS DE VILLA, CHIH.

 

Por: Ramón Ramírez Tafoya

Cronista de Ascensión, Chihuahua/Colaborador

Azucena Mendoza Gutiérrez, destacada reportera del la empresa Televisa, nació en Nicolás Bravo del Estado de Chihuahua. Pero desde niña se traslada a Palomas con sus padres Profesor Alonso Mendoza que al frente de la Escuela Técnica número 25,  ve crecer a su familia al lado de su esposa la  Sra. Rosa Elena Gutiérrez, que se dedica a atender a los demás miembros de la familia Mendoza Gutiérrez.

Azucena hace sus estudios primarios y secundarios en Puerto Palomas y pasa después a Ciudad Juárez a la Preparatoria numero 5, inscribiéndose posteriormente en la Universidad de El Paso Texas donde obtiene la licenciatura en Ciencias de la Comunicación.

Azucena se inicia como conductora en el canal 88.5 KTEP de la propia UTEP de El Paso Texas y poco tiempo  después  se encuentra en el Canal 56 de Ciudad Juárez a  lado del famoso locutor  Alejandro Cacho, quien la había invitado a trabaja en la televisión de Ciudad Juárez.

Una vez que Azucena demuestra sus cualidades como reportera, Cacho la invita a la ciudad de México a donde se desempeña como conductor de Televisa a la vez que Azucena Mendoza se hace cargo de los reportajes del conocido conductor.

La calidad narrativa es  reconocida por la empresa que valorando su  trabajo la comisionan con el famoso conductor Joaquín López  Dóriga a quien acompaña en frecuentes reportajes  emitidos en el noticiero nocturno del canal 2 de Televisa.

El día 13 de marzo del 2008, según nota de esmás.com  que nos permitimos transcribir: “Azucena Mendoza Gutiérrez, reportera de Noticieros Televisa bajo la responsabilidad directa del Vicepresidente Ejecutivo de Grupo Televisa, Bernardo Gómez, recibió hoy el Premio Nacional de Periodismo para la Salud 2007, luego de resultar ganadora en la categoría Televisión por una serie de reportajes sobre las células madre para cardiacos.

El premio a Azucena Mendoza le fue otorgado por la Secretaría de Salud y un laboratorio químico, lo mismo que a otros ganadores en las distintas categorías del ramo del reportaje televisivo.

En el jurado calificador destacan personalidades del ámbito gubernamental, académico y periodístico, tal es el caso de los representantes de la Secretaría de Salud, la UNAM, la Universidad Anáhuac, la Universidad Iberoamericana y la Escuela de Periodismo Carlos Septién.”

Azucena, norteña de profundas raíces chihuahuenses nunca ha negado su origen y no obstante los problemas de Palomas como de otros lugares de nuestro estado, ella visita con frecuencia su tierra natal, que aunque no la vio nacer si creció y vivió su infancia y adolescencia en la entonces pacífica frontera. El 29 de junio del 2002, respetando las tradiciones de la familia, vuelve  para contraer matrimonio con  un joven del medio televisivo. A ese evento acudieron importantes personalidades destacando la belleza de la juarense Vanesa Guzmán.

Puerto Palomas de Villa es comunidad fronteriza perteneciente al municipio de Ascensión y aunque últimamente ha vivido tiempos difíciles, a esta frontera le caracterizó la amabilidad de sus pobladores y su hospitalidad que se reflejaba en afluencia numerosa de visitantes en busca de un nuevo porvenir, que daban a este pueblo una imagen alegre y tranquila.

Fuentes:

Damos las gracias al Prof. Alonso Mendoza por colaborar en esta semblanza.

http://www.esmas.com/noticierostelevisa/

Bienvenido…


Nuevo colaborador


 Queremos presentar a un nuevo colaborador de nuestro blog; el es el Prof. Ramón Ramírez Tafoya quien es cronista de Ascensión, Chihuahua, desde el año de 1985.

Actualmente colabora en el periódico El Diario de Juárez publicando diversos artículos.

Supervisa los trabajos del Archivo Histórico de Ascensión.

En  el año de 2009 publica  el libro “De la Mesilla a la Ascensión”.

En la actualidad esta por terminar su  libro sobre  la historia de Palomas, Chihuahua.

 Bienvenido  y es un gran honor  para nosotros contar con tan distinguida colaboración.