FRANCISCO VILLA:
SIGNO DE CONTRADICCIONES…

Transcripción: Carlos Méndez Villa/Archivo Histórico /ICHICULT

2.Foto oficial de Villa como Gobernador de Chihuahua.1913
Es Villa, tan grande, y el villismo tan apasionante, que tratar el tema, es sumamente complejo. Es, para no dar muchas vueltas a la definición “un tema caliente”. La cosa es lógica: las hogueras de los resentimientos o de los odios, nacidos en una Revolución Social en la que intervino todo el País y que dejó el trágico saldo sangriento de más de un millón de almas, no se apagan aún por muchos rumbos de este amado País nuestro que sigue siendo “Tan grande todavía, que el tren va por la vía como aguinaldo de juguetería. Así, se habla impetuosamente en contra o a favor (poco a poco los admiradores de Villa van formando legión, a pesar de la intensísima propaganda de los explotadores de todos los tiempos por anular la figura del Centauro, de este personaje, tan famoso, tan pintoresco, de tan soberbia personalidad, que se antoja se ha escapado ya de las páginas de la Historia, para entrar triunfante, entre salvas de fusilería en el campo de la leyenda.

1.Coronel Francisco Villa en 1911
Si, tan definitivamente fuera de serie, que no ha encontrado aún autor capaz de hacerle su biografía. Y así, cuando los villistas hablan, entusiasmados, ante un auditorio ávido de saber “todo lo que se pueda” del Guerrillero Non, no dejan de contemplar caras avinagradas que con movimientos significativos de cabeza, están desaprobando los subrayados que se hacen, del talento militar de Villa, o en su estupenda intuición de estratega.

Francisco Villa, fue, es y seguirá siendo, Ave de tempestades y signo de contradicciones. Seguirá siendo, ser conflictivo, hombre de aventuras inverosímiles, en las cuales la nobleza y los actos bajunos, se dan la mano, mientras los elogios más elocuentes pronunciados por escritores autorizados, rebotan, estrellándose, con los vituperios más enconados, o los adjetivos más sucios y denigrantes.

Sabrá Dios, cuantos lustros o cuantas décadas, habrán de transcurrir para que se juzgue, sin olvidar ni las reglas ni la realidad, ni el momento y el espacio en que actuó la figura extraordinaria de quien, al correr de los años, ha llegado a ser un mexicano universal, del que se habla constantemente y no por cierto con la indiferencia con que se hace con muchos artistas, muchos soldados, muchos escritores o muchos políticos.

3.Eugenio Martinez, Francisco Villa e Ing. Eliás Torres 1920
El mismo nombre de Villa tiene algo de extraño, como imán misterioso que hace arder la sangre, para bien o para mal, cuando se transforma en grito desgarrador en labios de “La Raza”…

En la Coyotada nació un Genio: Doroteo Arango ( nombre que parecía provincial, y como pegado al dueño con alfileres) se transformaría en Francisco Villa, cinco silabas que serían como clarín que convoca a batallas gloriosas. Nació el 5 de junio de 1878, en el Rancho de la Coyotada, correspondiente al Municipio de San Juan del Río, en el extenso e Histórico Estado de Durango. Su niñez fue la normal, si normal se le puede llamar en México, a que los hijos de los campesinos, nazcan y empiecen a crecer, tuteándose diariamente con la miseria y mirando y mirando en su horizonte, solamente nubes cargadas de presagios grises. Naturalmente que sus padres, ni por asomo, pensaron que un día aquel muchacho obediente y trabajador, sería un huracán incontenible, un líder social que trataría de vengar, implacable, a los desposeídos, los cuales por siglos, solo supieron de la desesperanza, del pan enjuto y de la amplia explotación del amo. Desde que inicia su adolescencia, tuvo por compañera inseparable a la aventura. Como si el destino se hubiera encaprichado en prepararlo, a golpes de sufrimiento para altas responsabilidades.

4.mesedora canutillo

Eterno caminante a caballo, iba acumulando puntos para llegar a ser “El Centauro”, título que le habría de venir, como anillo al dedo. De esos días, apretados de penas, de subir y bajar sierras, cuidándose cada segundo de la acordada, arranca la leyenda del nombre: que si lo escogió por el abuelo… que si por agradecimiento a algún bandolero célebre… que si por que le dio la gana. Para el caso es igual. No es el primer hombre célebre ni será el último en nuestra tierra, que mude de nombres, para el nuevo, hacerlo famoso. ¿Ejemplos? ¿No bastaría el de Guadalupe Victoria nuestro primer Presidente? ¡Y cómo va, del eufórico nombre seleccionado con el de Manuel Félix Fernández.

Alfonso Escárcega/julio 1978
Sociedad Chihuahuense de Estudios Históricos

2 Respuestas a “

  1. Hoy en día, por lo menos Friedrich Kat y Pedro Salmeron si han hecho biografía sobre Villa. Ambos lo defienden a capa y espada y aunque pueda ser que su objetivo haya sido defender a los desposeídos y aunque sea cierto que había (y sigue habiendo) mucha miseria e injusticia, eso no borrara jamás que es un hecho que fue un mujeriego, que le corto las orejas a muchos chinos por que los odiaba y que le dejo pedazos de tela encajados en la piel de la espalda cuando le dio de latigazos a mi abuelo y que estuvo a punto de quemar el hotel FUentes en Parral, en donde trabajaba mi bisabuela y ellos eran gente sin recursos, así que no lo hizo para castigar al rico-abusivo. Un mito lleno de controversias… Supongo que no hay héroes ni villanos perfectos.

  2. Quise escribir Katz y hotel Fuentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s