Archivo mensual: agosto 2014

Colecciones Especiales…

Este libro lo puedes encontrar en Sala Chihuahua:

MACARIO VAZQUEZ
(HISTORIA DE UN DON NADIE)

blog 004 blog 006

AUTOR: CARLOS CHAVIRA BECERRA
AÑO DE EDICIÓN: 1968.

A un vagabundo a quien llamaron “Barba Azul” como un tardío homenaje a su memoria.
Chihuahua, Chih. Principios de 1967.

EN UN PUEBLO DONDE murió Macario Vázquez, nadie pudo dar razón del lugar de su origen. Tampoco ahora se sabe cuál fue su destino definitivo. Porque de los altos juicios de Dios, solamente Dios.
Los restos mortales del viejo ex capitán villesta se pudren en un rincón del Panteón Municipal de mi tierra; pero nadie sabe el lugar exacto en que se encuentran, en especial del día glorioso de la resurrección.
De lo que no se tiene duda es de que la tumba de Macario Vázquez es una tumba anónima, donde no hay cruz, ni lápida, ni flores, ni señal alguna que la identifique.
Nadie, que yo sepa, ha llevado hasta ese ignorado rincón del cementerio, un ramo de rosas blancas en el día de los difuntos, ni vertido una lágrima.
Nadie, que yo conozca, ha musitado por el alma del desaparecido la más breve de las oraciones o el más insignificante de los responsos.
No existen calles ni plazas con su nombre; tal vez, ni siquiera constancias legales de que alguna vez estuvo en este mundo.
Todo esto se explica perfectamente bien si tomamos en cuenta que durante su vida mortal Macario Vázquez fue un don Nadie.

TRANSCRIPCIÓN: Profesora: Graciela González Barrera.

FUENTE: ICHICULT / Área de Archivos y Colecciones Especiales / Colección de Pedro Terrazas Ortiz.

SIGNATURA TOPOGRÁFICA: 863M / CH94 / M32

Colecciones Especiales…

Este libro lo puedes encontrar en Sala Chihuahua:

HISTORIA DE LA CARICATURA

blog 003 blog 001

AUTOR: JOSÉ ZUNO HERNÁNDEZ
AÑO DE EDICIÓN: 1961

Carta informal
José Guadalupe Zuno, pintor, escritor, tribuno, sobre quien, con convicción, el General Obregón hizo esta declaración: “en Jalisco nomáz…uno siente la Revolución”.

Como presente cordial de tu amistad franca y pura, en mi apartado postal hallé la “HISTORIA GENERAL DE LA CARICATURA”; obra ática y castiza, en la cual tras de leer “LA RISA” , “LAS JUDAS” y “LAS PIÑATAS”, hé hecho recordaciones de pretéritas visiones, emocionantes y gratas para nuestros corazones.

Sin que estos sentimentales sean mejores que el que hago a “LOS GRABADORES”, donde recuerdas autores como Andréu y Doré, inmortales artistas, que por geniales, merecen todos tus loores de las páginas centrales. Elogios bien colocados delante de las figuras de graciosas aposturas que al fin del libro he admirado, las que por su índole cáustica son espléndidas molduras de un álbum de caricaturas como el de tu “IRONÍA PLÁSTICA”.

TRANSCRIPCIÓN: Profesora: Luz Esperanza González Barrera.

FUENTE:
ICHICULT / Área de Archivos y Colecciones Especiales / Colección de Pedro Terrazas Ortiz.

SIGNATURA TOPOGRÁFICA:
741.5972 / Z83

De Antaño

Por: Sergio Evangelista

Archivos y Colecciones Especiales/ICHICULT

“Anécdotas del Agrimensor»
Rómulo Escobar

Fue jefe de la comisión mexicana por el año de 1848, el ingeniero Don José Salazar Ilaguerri, hombre sabio y patriota, que después figuro prominentemente en el gobierno del emperador Maximiliano.

En una ocasión se perdió en el desierto, entre El Paso y Nogales; separándose del guía que lo llevaba. Al llegar a aun ranchito pregunto a un indio si había pasado alguien por aquel lugar.
“Si –le contesto- yo no lo vi pero paso por aquí después de metido el sol y va en una yegua tordilla tuerta del ojo izquierdo, y ya lleva hecha una jornada de más de diez leguas”
“¿Pero como sabes eso, si no lo viste?”, pregunto admirado el señor Salazar.
“Lo sé -dijo el indio- porque a menos de diez leguas por ese rumbo no hay agua y la bestia venia cansada, puesto que al desmontar y quitarle la silla al animal se revolcó. Se la hora en que paso porque antes de meterse el sol, hubo una llovizna y la huella se marco después; la bestia era tordilla porque yo vi los pelos en unas piedritas al revolcarse; era yegua y no caballo porque orino entre las huellas de las patas traseras y era tuerta del ojo izquierdo porque despunto el zacate, al comer, cargándose a la derecha”
Todas las señas coincidían con las del guía que buscaba el señor Salazar y me platicaba esto para hacerme notar que tan buenos observadores eran los hombres de campo.”

Fuente:
Libro: Chihuahua, textos de su historia 1824-1921
De: Graziella Altamirano y Guadalupe Villa, compiladoras
Editado: Gobierno del Estado de Chihuahua
Año: 1988
Página: 532