Biografías

Pascual Orozco (h.)

http://es.wikipedia.org/wiki/Pascual_Orozco

Nació en el rancho de San Pascual, Municipio de Guerrero, el lo. de febrero de 1882. Después de haber cursado la educación primaria se dedicó a la agricultura en el pueblo de San Isidro que hoy lleva su nombre y más tarde al transporte de Minerales, como conductor de los productos del Mineral de Río Plata a Estación Sánchez y Chihuahua.

El 19 de noviembre de 1910 se sublevó en San Isidro en contra del Gobierno del General Díaz, habiendo figurado como jefe de los revolucionarios de su región. Combatió con decisión a los federales en Cd. Guerrero, Pedernales, Cerro Prieto, Malpaso y La Mojina y adquirió notoriedad desde los primeros días, que se extendió después a todo el territorio nacional.

Cuando el Jefe de la Revo­lución penetró a territorio chihuahuense le otorgó el grado de General, habiendo sido el primero en las filas revolucionarias; maniobró en unión de Villa para ejecutar el ataque de Cd. Juárez y logró su rendición después de tres días de lucha con los federales que mandaba el Gral. Navarro. Días después se insubordinó en contra del Jefe de la Revolución bajo el pretexto que sus soldados se encontraban mal vestidos y hambrientos y por la preferencia que se dio a los elementos civiles en la organización del Gabinete revolucionario; pero a poco se restableció la cordialidad entre él y el señor Madero.

Triunfante la Revolución se le dio el mando de las fuerzas rurales en el estado, habiéndose retirado las tropas federales que lo guarnecían; asistió a la toma de posesión del Presidente Madero y fue aplaudido en todas partes por el pueblo de la ciudad de México. Este exceso de aplausos de un público voluble lo hicieron creer en una popularidad nacional.

A fines de enero de 1912 envió la renuncia como Jefe de las fuerzas rurales; pero en lugar de hacerlo por el conducto debido que era el Secretario de Gobernación, envió una carta personal al Presidente de la República. El anuncio de su renuncia fue el principio de una serie de desórdenes en la jurisdicción de su mando que dieron la impresión que se vivía en plena anarquía y que el Jefe de las fuerzas rurales no quería o no podía imponer el orden. La guarnición de Cd. Juárez se sublevó puso preso a su jefe y saqueó la población, habiendo sido suficiente la presencia de Orozco para que volviera al orden; en Chihuahua la Penitenciaría fue atacada por una sección de rurales mandada por el Capitán Refugio Mendoza y aunque no la pudieron tomar, exigieron que se pusiera en libertad a los rebeldes Rojas y Orpinel y el Gobernador tuvo que acceder a tan disparatada solicitud porque no tenía ningún apoyo de la fuerza. Braulio Hernández y Juan B. Porras pro­clamaron un Plan de rebelión en el Panteón de Santa Rosa a extramuros de la ciudad; José Inés Salazar y Emilio Campa se sublevaron con las fuerzas rurales ocupando toda le región de Casas Grandes y la vía férrea fue cortada entre Chihuahua y Camargo para evitar la llegada del Gobernador Constitucional que venía de México, sin que en ninguno de todos estos casos y otros de menor importancia el jefe de las fuerzas rurales hubiera tomado ninguna determinación radical.

Así las cosas se llegó el 29 de febrero y sin que se le hubiera designado sucesor, entregó el mando de las armas al Coronel Agustín Estrada; el lo. de marzo lanzó un manifiesto al estado infor­mando que se retiraba a la vida privada y el día 3, apremiado por las clases acomodadas que temían al Coronel Villa que se aproximaba con una columna gobernista a la ciudad, acatando órdenes del Gobernador González, se sublevó en contra del Gobierno Federal con todas las fuerzas que habían sido a su mando. Se anotó algunos éxitos iniciales y controló todo el estado.

En seguida las fuerzas federales al mando del General Huerta lo derrotaron en Conejos, Rellano, La Cruz y Bachimba y siguió la guerra de guerrillas hasta febrero de 1913 en que se consumó el cuartelazo en con­tra del Presidente Madero. Reconoció a Huerta obteniendo patente de General Brigadier el 17 de marzo; el 22 de agosto la de General de Brigada, después de haber atravesado de Torreón a Chihuahua con una columna y haberse batido cinco veces en el trayecto con las fuerzas constitucionalistas y quedó en Chihuahua a las órdenes de Mercado.

Al ocurrir el desastre de Ojinaga logró pasar al estado de Veracruz en donde se incorporó a los suyos; en abril fue nombrado por Huerta Gobernador del Estado de Chihuahua, puesto que no llegó a ocupar porque todo el estado se encontraba en poder de la Revolución; en mayo ascendió a General de División y después de la caída de Huerta proclamó un plan de reconstrucción nacional, desconoció al Presi­dente Carbajal, quien lo mandó dar de baja en el Ejército Federal, tomó León, que fue sa­queado por el populacho, fue derrotado en La Gruñidora, Zacatecas, se abrió paso hasta el río Bravo y se refugió en los Estados Unidos.

El 30 de agosto de 1915 fue asesinado y robado en Van Horn, Texas, por unos bandidos texa­nos, junto con cuatro compañeros. Diez años después sus restos fueron traídos a Chihua­hua y sepultados definitivamente en el cementerio de Dolores.

Fuente:

Almada, Francisco R., Diccionario de Historia, Geografía y Biografía Chihuahuenses (tomo II), Ediciones del Azar A.C., México, 2008,  pp. 136-137.

Fotografía:   http://es.wikipedia.org/wiki/Pascual_Orozco

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s